THE "CHACHO" CONCEPT

El Diario de Chop Enjagüe
Inicio
THE "CHACHO" CONCEPT
¿De qué va esto?
¿Quién es quién?
Artículos
Relatos
Guiones
Misterios
Leyendas de la Red
Lista de correo
Tertulia
Taberna
Café Jurfendu
Enlaces
Contacto
Primera Parte
por Julio Gómez
 

Durante siglos, la tribu de los Naïf, ha vivido aislada en los lejanos e inaccesibles montes de Kunst. En ese largo período han aprendido a convivir en paz y armonía y han alcanzado el dominio del complejo arte de los viajes astrales. Su civilización ha experimentado un desarrollo sin precedentes en aquellos lares. Y la curiosidad les ha impulsado ahora a lanzarse a un nuevo reto desconocido. Conscientes de la existencia de otras culturas han resuelto explorar esos mundos desconocidos con el único afán de comprender la existencia de otros seres que habitan más allá de los confines de su entorno inmediato.      

 

Con tal propósito y tras una dura selección, el intrépido y valeroso joven Chop-Enjagüe, ha sido elegido para viajar, gracias al esfuerzo colectivo de todas las mentes de la tribu, a través del delicado velo del espacio y del tiempo para materializarse en un lugar cuidadosamente escogido...al azar. Desde allí el diestro e impetuoso enviado deberá tomar contacto con los seres que encuentre y describir detalladamente todo lo que aprenda en un diario especialmente elaborado para él. No en vano ha sido iniciado por los sabios del lugar en el empleo de todas las lenguas bárbaras que se guardan en el gran libro sagrado del ancestro llamado Dik-Chon-Ario.

 

 Lo que van a leer a continuación es el legado que este hombre extraordinario nos deja sobre lo que descubre con cada nuevo amanecer. Un documento único que la revista <<Hogar Y Cactus>> les ofrece por cortesía del curandero Nitch-Eé, el único con hierbas frescas al oeste del río Jeg-Hel:

 

Luna Primera:

 

        Cuando mis sentidos se desperezan tras el esfuerzo compruebo con dicha que el viaje ha resultado tal y como se esperaba. Mi primera impresión es visual. Observo a mi derecha dos grandes sendas de un material duro y compacto que se extenderían más allá de la línea del horizonte....si hubiera. En su lugar diviso una gran inscripción en caracteres bárbaros. Tras un rápido trance de consulta interior y sosiego, considero que tales caracteres responden a la lengua que el gran Dik-Chon-Ario llamaba "Vespa-Niol". Tras rememorar su pronunciación he llegado a articular los sonidos correspondientes a la inscripción. El mensaje que contiene es algo así como "¡Jornada de 35 horas ya!". No alcanzo a comprender su plena significación pues, según el gran libro, la tribu Vespa-Niola, fragmenta el tiempo en unidades llamadas horas y cada jornada, equivalente a nuestras lunas, tiene sólo 24 unidades. No cabe duda de que estos signos forman una extraña invocación religiosa para pedir control sobre los dioses menores del cielo. Es mi primera decepción con esta cultura. Debe ser muy primitiva cuando no ha descubierto aún que los dioses siempre hacen lo que les viene en gana.

       

Avanzo en línea recta por una pequeña cornisa muy plana de colores apagados con diversos desniveles y abundancia de lo que parecen ser excrementos orgánicos. Súbitamente descubro una pequeña cabaña de formas muy simples con una sola abertura a través de la cual asoma un miembro de la tribu en estudio.

 

        Armado de valor me aproximo al indígena y le pregunto por la cabaña en su lengua bárbara. Me observa a través de unos ridículos adornos transparentes que sujeta ante sus ojos. Es un momento tenso. Tras ver con detenimiento todo mi cuerpo exclama algo que procedo a anotar de inmediato: "¡Pero qué cabaña ni qué hostias chaval! Hoy es domingo y no estoy para montar números en el quiosco. Si quieres ir por ahí medio en pelotas es problema tuyo, pero a mí no me jodas con tus visiones, drogata mierda."

 

        Me veo en un serio apuro para interpretar al aborigen de la cabaña minúscula. La decoración está hecha con papeles de colores llenos de inscripciones bárbaras. El conjunto conforma una autentica apología del mal gusto. Pero lo más sensato es volver a interactuar con el salvaje para extraer más información. Pausadamente le explico que me gustaría tomar muestras de la decoración de su qué-asco  para informarme mejor de los caracteres que la componen. Le propongo un trueque civilizado. Un adorno metálico de 30 Kilos de lo que en su tribu llaman "oro" a cambio de algún papel pintado de los que él posee. Con asombro compruebo que empieza a dar grandes saltos, sale de su cabaña y me ofrece que me quede con ella mientras carga con el adorno que le he ofrecido y sale corriendo. Los intercambios comerciales tampoco deben estar muy desarrollados en esta tierra.

 

        Tras un examen minucioso de la decoración descubro que los papeles llevan multitud de caracteres pegados junto con extrañas imágenes de muros, partes del cuerpo, cabañas, y esculturas impensablemente horrendas. Como no veo a ningún otro aborigen por las proximidades opto por encerrarme en la cabaña y examinar estos papeles tan extraños. Parece realmente algo apasionante y muy instructivo por lo que voy a consagrar toda esta jornada (como dicen aquí) a su análisis.

 

         Estas son las conclusiones a las que he llegado tras decodificar todos los caracteres que decoraban la cabaña:

 

·        La decoración por medio de papel se hace compacta agrupando varios trozos cortados de igual forma y amontonados de una manera ridícula.

 

·        Tras comprobar que las imágenes se corresponden a los caracteres que las rodean deduzco que en esta cultura arcaica tienen extrañas denominaciones para los muertos. A un anciano muerto lo llaman "jubilado", a unos pocos jóvenes muertos "nuevas generaciones" y una gran cantidad de niños muertos "daños colaterales".

 

·        La mayor cantidad de papel de cada uno de estos montoncitos está llena de caracteres relativos a un extraño ritual denominado "fútbol".

 

·        Los caracteres más pequeños suelen ser muy redundantes. Se repiten mucho los signos como "pintor económico", "exterior y céntrico", "oportunidad única" o "señoritas liberadas".

 

·        Se emplean multitud de signos simples codificados con un significado implícito que debe deducirse. Por ejemplo, los signos "O.N.U." significan Organización de Nula Utilidad.

 

·        Bajo los caracteres que forman la expresión "opinión" suele haber dibujos o imágenes de gente muy fea.

 

·        Por último, es evidente que este papel es de mucha más utilidad para encender un buen fuego.

 

Al terminar de escribir este párrafo, el dios menor amarillo ya está agonizando, así que decido pernoctar en la cabaña de los papeles y ahorrar fuerzas para una nueva exploración más avanzada.

 

Seguiré informando:

Chop-Enjagüe

Si alguno de nuestros contenidos te desasosiega, ofende, o va en contra de tu moral y/o principios presenta todas tus quejas y ponnos a parir aquí
 
 
 
Creada en, por y para el Absurdo por Julio Gómez & Co.